Las superficies arden a kilómetros de mí

Rey Negro

Las superficies arden a kilómetros de mí; hoy duermo en el oscuro centro de este otoño. Nada puede cambiar el corazón de la Europa que andaba con dos piedras; volvemos a elevar las barricadas, aunque esta vez lo hacemos con los torsos de los otros, con las manos más ciegas y más dulces.

Te has marchado.

Eras hermosa y alta como un manifiesto, tenías la piel ajada de banderas y las ojeras negras de formol; cuando te hacía el amor hundías las rodillas en la tierra. Por lo que a mí respecta, sigo aquí. No estoy obsesionado por vivir, pero sigo a la vida a todas partes. Recuerdo aún la miel sobre tus párpados.

.

.

.

Texto: Juan F. Rivero.

Fotografía: João Pedro Pinto.
.

.

.

.

.

***

After Ego, libro en el que se incluye este poema, está siendo financiado a través de crowdfunding. Puedes participar en Libros.com.

Anuncios

Ojos como tijeras, tan azules (Moldavia, 2011)

Para Ezequiel Moreno

Un autobús traspasa la frontera.
El aire entre nosotros está frío
y vibra sin rozarnos, densamente.
Hay coches oxidados en la tierra.
Cien ojos nos contemplan junto a ellos.
Ojos como tijeras, tan azules.

(Moldavia, 2011)

(C) del texto Juan Fernández Rivero.
Cuadro de Antoni Tàpies. 
* Poema publicado originalmente en el decimoquinto número de la revista Cuaderno de Creación, visitable en el siguiente enlace: http://issuu.com/palimpsesto/docs/cuaderno_15_web?e=1798987/7647626#search

Observa

Observa.

La madre está pidiéndonos asilo.
La madre que ha esperado en su lugar
comiendo la comida de los pájaros,
la madre atravesada por la garra
Nsin tacto para el mármol de la historia.

Mira a la madre como un puño abierto
bajo el largo cabello de las nubes.

Decide tú si abrir o condenarla.

Juan Fernández Rivero
Originalmente publicado en la revista Aurora Boreal (2013).
Artista: Mark Rothko.